Montenegro (Comedias bárbaras)


de Ramon María del Valle Inclán
CDN (Teatro Valle Inclán, hasta el 19 de Enero)
Intérpretes (por orden alfabético): Fran Antón, Ramón Barea, Ester Bellver, David Boceta, Javier Carramiñana, Bruno Ciordia, Paco Déniz, Silvia Espigado, Marta Gómez, Carmen León, Toni Márquez, Mona Martínez, Rebeca Matellán Iñaki Rikarte, José Luis Sendarrubias, Edu Soto, Juan Carlos Talavera, Janfri Topera,Alfonso Torregrosa, Yolanda Ulloa, Pepa Zaragoza
Versión y dirección: Ernesto Caballero
Destacada escenografía de José Luís Raymond


Cuando escribo esto ya se ha escrito mucho sobre esta magnífica producción (ya hacía tiempo que no me gustaba tanto una obra de un teatro "nacional") y es difícil decir algo nuevo.

Ernesto Caballero consigue con gran agudeza y savoir faire el gran trabajo de condensar las tres comedias bárbaras en tres horas. No se trata sólo de recortar, que evidentemente se ha recortado, sino de captar la esencia y darle el aire contemporáneo para que el público de hoy lo pueda digerir y entender. Fantástica adaptación, que incorpora recursos teatrales que don Ramon ni siquiera se hubiera podido imaginar (me estoy acordando ahora de cuando los actores hacen de de barco, de caballo, o de gatos, entre otras cosas, fundiendose y confundiendose con sus personajes en lo que a mí me parece un ejercicio naturalista: las emociones, las condiciones vitales de los personajes son tan primarias y tan faltas de sofisticación que bien podrían ser animales, u hombres-lobo quienes protagonizaran muchas de ellas). 




Una segunda reflexión: del mismo modo que se hace difícil no pensar en las grandes tragedias de Shakespeare (Macbeth y King Lear), también nos viene a la memoria Sir Laurence Olivier-que-estás en-los-cielos viendo el trabajo de Ramón Barea y también el de Edu Soto. Hayan bebido o no de las grandes versiones que hizo el actor británico de los clásicos shakesperianos para prepararse, lo cierto es que se le acercan, casi lo tocan en una sublime conjunción, especialmente en los pocos momentos que coinciden sus personajes.

Finalmente, el discutido vestuario de Rosa García Andújar, nos ha gustado por lo que tiene de espectral, de simbólico cuando corresponde y de realista en las otras ocasiones. La también puesta en entredicho música incidental, más propia del cine que del teatro, ayuda a crear atmósferas adecuadas y añade trascendencia a las escenas más dramáticas. Tras la sorpresa inicial, nos pareció adecuada siempre pensando que se trata de acercar al gran público una obra de cierta complejidad.

Esperemos pues que haga gira por las Españas y el máximo de público pueda disfrutar de esta magnífica producción.

Comentarios

Entradas populares