Dalí versus Picasso





Autoría: Fernando Arrabal

Dirección: Juan Carlos Pérez de la Fuente

Interpretada por Antonio Valero y Roger Coma.



Fernando Arrabal es el máximo exponente del teatro español del absurdo, en su caso con influencias dadaistas por sus vivencias francesas y sobretodo muy antifranquista por la época que le toco vivir, llegando a ser considerado en el régimen anterior como uno de los cinco españoles más peligrosos en el exilio, a la altura, por ejemplo, de Santiago Carrillo. Llegó a fundar una corriente literaria propia, el teatro del pánico, según la cual cada función debía suponer un estado de catarsis en actores y espectadores conjuntamente, que les hiciera trascender su estado de consciencia habitual y experimentar otras vivencias nuevas. Todo ello sin substancias que ayudaran a ello, en principio... En el siglo XXI semejante programación estética daría pereza, pero no.


Lo primero a destacar de este texto es que hoy en día el estilo arrabalero de hacer teatro se mantiene vigente, yo diría que mejora con la penosa situación política actual. Desnudos, palabrotas, provocaciones, apariciones que parece que no vienen a cuento... cobran pleno sentido dentro de un universo teatral muy coherente, del que el autor no se ha movido apenas (la obra es de éste año, pese a que Fernando Arrabal ha cumplido 81 años). Habla del arte, sus génesis a veces absurdas y sorprendentes, de las interferencias entre éste y la política para hacer un alegato personal de lo que el autor entiende que debería ser todo esto. Lo mejor es que está muy bien trabado a nivel de diálogos, desarrollo de la acción y narración de la(s) historia(s) y construcción de personajes, y da lo mismo que uno sea más picassiano o daliniano, el texto se disfruta por su innegable buen nivel.


Incursiones surrealistas, visiones alucinógenas, los mismos personajes de Dalí y Picasso son elementos que en principio que no auguran un teatro de fácil digestión, pero que sin embargo, a poca atención que ponga el espectador, se disfruta en toda su duración y que va a más con la escena final, antes del desenlace.

Antonio Valero y Roger Coma aguantan casi dos horas ellos solos en el escenario sin que nos cansemos de los personajes. Bravo por ellos también.




Comentarios

Entradas populares