Victòria d'Enric V







Basado en Henry V de William Shakespeare

Versión y dirección de Pau Carrió

Compañía Joven del Teatre Lliure: Pep Ambrós, Laura Aubert, Javier Beltrán, Paula Blanco, Pau Carrió,Pol López, Albert Prat, Mima Riera, Maria Rodríguez, David Verdaguer, Arnau Vallvé

Teatre lliure de Gràcia, hasta el 2 de Noviembre.

Creo que fue el año pasado cuando Lluís Pasqual tuvo la feliz idea de crear una compañía estable del teatre lliure con actores barbudos jóvenes y llamarlos La Kumpanyia. Con aportaciones de la casa e incorporaciones nuevas, esta compañía garantiza el relevo generacional y además aporta nuevas ideas y savia nueva a una institución que corría el peligro de apolillarse, por venerable y sagrada que es en el mundo escénico catalán. 



A veces se trata no de hacer de enfants terribles, sino de protagonizar nuevas visiones del teatro de siempre, con el atrevimiento y la frescura de la menor experiencia, que no es lo mismo que decir la ignorancia o la poca preparación, porque esta compañía esta muy bien preparada.

Y esta vez tocaba una pieza nada fácil. Enrique V, un drama histórico que versa sobre la guerra, que la ensalza por el patriotismo debido a quien pagaba las obras del maestro bardo pero deja ver todas sus sombras y contrapartidas también pudiendose leer como una obra antibelicista, quizá la primera de la historia de la literatura. Pero que trata a la vez el paso de la juventud a la madurez de un rey, o de una persona cualquiera como nosotros que al morir su padre se convierte de repente en mayor. La madurez forzada como gran injusticia pero también como gran oportunidad.

Este rey se llama Pol López en nuestra función y nos recuerda a Kenneth Brannagh y a Lluís Homar en sus mejores tiempos, y con esto no digo poco. Está inconmensurable, derrocha emoción y sus monólogos (el de San Crispín, por ejemplo) animando a sus hombres levantarían la moral de cualquiera que nos lo dijera de la manera que él lo dice. Por favor veánlo en el vídeo que incluye en esta entrada y ya me dirán si no tengo razón.


No sé como ha hecho Pau Carrió para recortar pero no se ha perdido nada, absolutamente nada de lo esencial. Me falta en mi memoria una escena de cortejo/reconciliación con una princesa francesa, creo, pero es una especie de epílogo, que sirve más para explicar el final de los convulsos días del rey que para dar redondez a la obra. De lo demás esta todo, y bien subrayado por la dirección: La muerte de Falstaff, la lealtad de los amigos/criados...

Cuando se acerca el final de la obra tenemos una sopresa escénica que no desvelaremos aquí, pero que añade intensidad y que nos sumerge de pleno en el campo de batalla. Más emoción.

También nos gustó mucho David Verdaguer, en su doble papel de Pistola y arzobispo, y Mima Riera como rey de Francia, un ejercicio transgénero que viene muy a mano para el transcurso de la historia.

Han prorrogado una semana más, y es algo que no suele pasar en el Teatre Lliure. Si lo van a ver lo entenderán.





Comentarios

Entradas populares