El principio de Arquímedes


Texto y dirección: Josep Maria Miró i Coromina.

Intérpretes: Albert Ausellé, Roser Batalla, Rubén de Eguia, Santi Ricart.

Visto en el Corral de Comedias de Alcalá.

Un texto del 2012 y que ya ha sido representado en medio mundo, por reunir una serie de características muy interesantes, pero que aquí hemos tenido la suerte de ver dirigido por su autor y con el reparto original.

A partir de un inocente beso de ánimo de un monitor de natación a un niño se crea una bola de nieve de desconfianza, que sirve para reflexionar sobre diferentes temas, como la misma confianza, lo verdaderamente tolerantes que podemos llegar a ser, el miedo presente en cualquier esquina de nuestra sociedad, la sobreprotección de los padres de hoy, el efecto multiplicador de las redes sociales... y mucho más.

Todo ello está tratado con una técnica narrativa sorprendente, en que se nos cuenta la historia de un modo discontinuo y no cronológico, precisamente para recrear ese ambiente de incertidumbre e inseguridad en que se mueven los personajes. En efecto, es una representación inquietante, angustiosa, en la que se mete uno dentro inmediatamente porque se habla de cosas, de situaciones que nos son familiares a todos.

Todos los actores están estupendos y defienden con gran credibilidad y con todos los matices necesarios los puntos de vista enfrentados a veces, más cercanos otras, y siempre con sus contradicciones internas tan contemporáneas y familiares para nosotros. Pero Rubén de Eguía, cuyo personaje es el centro de gravedad de toda la tensión dramática, nos cautiva y conmueve de una manera que pocas, muy pocas veces hemos visto.

Memorable.





Comentarios

Entradas populares