El Príncipe



Basada en la obra homónima de Maquiavelo
Protagonizada por Fernando Cayo
Dirigida por Juan Carlos Rubio


La tentación, era, seguramente, demasiado grande para no caer en ella: la situación de cambio político pedía una revisión del clásico de 1513, para descubrir, como no podía ser de otra manera, que no hay nada nuevo en política y que los nuevos actores que están entrando en los gobiernos de nuestros pueblos y ciudades deben tener en cuenta (¿o no?) los consejos maquiavélicos para llegar a y mantenerse en el poder.

En una estética Mad Men y con inevitables referentes de Game of Thrones, Fernando Cayo dramatiza fragmentos del texto maquiaveliano, en una elección discutible por parte del director, y con demasiados elementos escenográficos que distraen y cuyo efecto se reparte de un modo desigual a lo largo de los setenta minutos de la función (parece que el director opine que pasado un cierto tiempo, el público ya no atiende si no se grita, no se tiran cosas o no se desvelan las partes ocultas del atrezzo). Debería pensar en escoger mejor los fragmentos, no distraer tanto, y focalizar mejor en el trabajo del actor, el actorazo, con el que trabaja. Es un texto difícil de llevar a un monólogo teatral y lo consigue a medias.

Con todo, Fernando Cayo, levanta la función con su intensidad y la lleva a su máximo, lo cual no es poco. Una vez más un trabajo de un actor consigue remediar u ocultar los fallos en otros aspectos.

Comentarios

Entradas populares