Molt soroll per no res




De William Shakespeare, en esta ocasión con músicas de Cole Porter y otros.
Dirección: Àngel Llàcer. 
Dirección musical: Manu Guix.
Versión: Salvador Oliva.
Reparto: Clara Altarriba, Lloll Bertran, Oriol Burés, Enric Cambray, Jordi Coll, Bernat Cot, Àngel Llàcer, Albert Mora, Òscar Muñoz, Aida Oset, Victòria Pagès, Marc Pociello, Albert Triola, David Verdaguer.


Pocas veces he visto al público barcelonés ponerse en pie al acabar un espectáculo, y en este Much Ado About Nothing sucede. Tal ha sido el éxito que ya se ha decidio reponer la temporada 2016-2017 y las entradas están agotadas pera la temporada actual.

¿Está justificado todo este revuelo? A mi entender, sí. Es una de esas funciones en las que no puedes esperar al final para aplaudir (de hecho, hay aplausos constantemente), donde los ingredientes musicales, textuales, escenográficos e interpretativos se conmbinan de muerte, a la perfección. A ello hay que añadir que lo mejorcito, que no coincide con lo más famoso siempre, del star-system catalán está presente: ¿Qué más se puede pedir? Que el director, Àngel Llàcer, haya tenido carta blanca para hacer algo que seguramente se aproxima a sus sueños y lo haya conseguido, que haya logrado su mayoría de edad y su entrada en el pabellón de los grandes ahora.


La idea no es original, ya se han encargado muchos de decirlo. Kenneth Brannagh hizo algo parecido en el año 2000 con Love's Labour Lost: hacer un musical clásico norteamericano con una comedia de Shakespeare. Pero es que hay que saber hacerlo. En primer lugar, la elección de una obra con altibajos que pasa de la alta comedia a la tragedia pasando por el humor de sala gorda, da mucho de sí, así como la elección de las canciones concretas. Por no decir de la ambientación en un rodaje de una película en los años 50. Vemos referencias a Cantando bajo la lluvia, Escuela de Sirenas, los hermanos Marx...
   
No se  olvidan referencias al kistch protogay de todo este mundo del musical de Broadway, con chicos en bañador o vestidos de marineros es escenografías que firmarían Jean Paul Gaultier o Pierre et Gilles.

Finalmente, grandes actores que cantan, bailan e interpretan en estado de completa gracia (sólamente pediría para los pocos trozos que cantan en inglés, les pongan un profesor de dicción para la próxima temporada, pero no es culpa suya). Vienen de diferentes campos del teatro, la televisión, el mismo musical (no se nos escapó la presencia del joven Albert Mora de la compañía EGOS, Albert Triola del mundo del teatro "serio", Lloll Bertran todo terreno de televisión, Jordi Coll del teatro más comercial, Victoria Pagés adorada por el gran público o el también polivalente David Verdaguer, aquí protagonista. Todos y cada uno de ellos estupendos y repartiendo la sensación de ser felices y compartir felicidad con el público.

En resumen, una auténtica gozada que rebosa y contagia optimismo y que conviene reservar, ya, para la próxima temporada.

Comentarios

Entradas populares