La Crazy Class

Autoría: Compañía L'Om Imprebís
Dirigida por Santiago Sánchez y Michel López
Con Carles Castillo, Carles Montoliu, Elena Lombao y Santiago Sánchez 

Teatros del Canal, Madrid 

La programación de los teatros del Canal de Madrid me parece de lo más errática e inconexa que hay en la ciudad. No tiene linea ni coherencia niguna, y lo mismo programa Zarzuela o es la sede de un festival de flamenco, que trae un espectáculo internacional de primera línea  o abre la sala de ensayos para ofrecer microteatro, todo ello sin que casi nos enteremos en el marasmo de espectáculos para todos los públicos. Parece que quiere ofrecerlo todo pero el nivel de los espectáculos es de montaña rusa: no sólo por los géneros que quiere tocar sino por la calidad de los espectáculos.

La compañía L'Om imprebís nos presenta este espectáculo, basado en un curso de teatro para aficionados a lo largo de un año que sirve de terapia para la mayoría de ellos. El único actor que mantiene su personaje en toda la obra es Santiago Sánchez, que hace de director (de las dos obras, la real y la que se nos presenta en el escenario). Los otros tres se desdoblan en hasta dieciséis personajes, con la única ayuda del atrezzo.

Tiene buenos momentos,como el Hamlet colaborativo o la Casa de muñecas inspirada en una situación real, pero la labor encomiable de los actores no oculta una desagradable sensación de dejà vu a los quince minutos de haber empezado el espectáculo. Cosas que sólo se pueden ver en los teatros del Canal, por ejemplo, es que uno de los aspirantes a actor sea un entrañable torero, o que un personaje gay salga del armario gracias a la terapia que le supone estar en el cursillo. O que las hermanas valencianas que de vez en cuando hablan en su idioma vernáculo lo hagan porque, en el fondo, son unas pueblerinas. ¿En que año estamos? ¿1980?


Con todo, el público no avezado se lo pasa bien. Y es que a lo mejor los teatros del Canal cumplen una función, que es la de atraer al teatro a la gente que no le gusta el teatro. Supongo que esto al fin y al cabo no está tan mal.


Comentarios

Entradas populares