Nadie come Tierra






De Raquel Calonge y Sebastián Moreno

Dirección: David Utrilla
Ayudantía de dirección: Sebastián Moreno
Compañía: La Casquería Teatro
Intérpretes: Teresa Hernández, Itziar Cabello, Manuel Enríquez

Acordeón de Javier Gordo

Sala Biribó Teatro, Madrid


No decimos nada nuevo si afirmamos que la escena madrileña está en un momento de ebullición tremendo. Las salas pequeñas, especialmente, están brotando por muchos barrios y lo que es más remarcable, con textos de calidad y producciones que van mucho más allá de lo que uno se espera en cuanto a dignidad artística y calidad de los trabajos. Éste es el caso de la obra que vamos a comentar hoy.

Una familia (que, como en las mejores tradiciones, es el origen de tanto amor como dolor) encerrada sobre sí misma. Una valla que rodea la casa. ¿Un? entierro, ¿una? fiesta de cumpleaños. No se puede salir, el ciclo se repite una y otra vez... ¿o no?

En un código interpretativo que recuerda a Pinter o a Beckett, los autores nos hacen una propuesta que tenemos que ir componiendo poco a poco. El mérito que tiene es que en seguida nos interesa y no tenemos que hacer ningún esfuerzo para ello, y al final todo cuadra, se transforma en un universo coherente por absurdas que parezcan las acciones de los protagonistas. No sólo Beckett o Pinter, también Buñuel, Lorca y hasta el Cuerda de Amanece que no es poco respiran por los poros del texto, que es original hasta en la música en directo (versátil y fantástico acordeón de Javier Gordo, que lo mismo interpreta un vals que ejecuta música incidental en ciertos momentos).

Pese a ser una obra de texto (muy bien escrito, con muchos detalles muy bien trenzados y muy poético), hay espacio para la emoción y el trabajo de los actores, que hacen un trabajo muy físico, muy pegado a la tierra que se menciona en el título de la obra. La escenografía de David de Blas también esta muy cuidada pese al pequeño formato de la sala. La persona de unión entre el texto y la función es Sebastián Moreno, que es uno de los coautores y ayudante de dirección. 

No hay excusa para no acercarse a la nueva sala Biribó y disfrutar de esta obra.





Comentarios

Entradas populares