El Burlador de Sevilla


Atribuida a Tirso de Molina

Dirigida por Darío Facal

Con: Agus Ruiz, Marta Nieto, Álex García, Emilio Gavira, Eduardo Velasco, Luis Hostalot, Rebeca Sala, Rafa Delgado, Manuela Vellés, David Ordinas, Alejandra Onieva, Diego Toucedo y Judith Diakhate.


Teatro Español, Madrid.

Vaya esta vez por delante la conclusión: nos ha gustado mucho esta versión del burlador. Le pierde el respeto al texto, en su justa medida, lo trata con ojos contemporáneos y consigue escandalizar (al menos en parte) al público, tal y como debería hacer el original del siglo XVII. Chapeau.

Es difícil defender a Don Juan en su aspecto machista y burlador de mujeres, pero se convierte en un personaje con un atractivo especial cuando, como se hace aquí, se destacan sus cualidades, llamémosles así, antisistema de la época. Desafía la justicia de Dios y la de los hombres, no respeta a los muertos y no conoce el remordimiento, siendo libre de sus actos en una sociedad muy oprimida y enclaustrada en la religión y los estrictos códigos de honor. Es un buen acierto de la dirección poner estos matices en relieve.

Otro acierto nos ha parecido la contemporaneización de la obra: hazañas sexuales que lo son más porque se suben a youtube, la música pop, el recitado de algunos versos, son fantásticos hallazgos que sin duda acercan al público neófito el texto. Y todo sin perder de vista en ningún momento el original.

Soluciones estéticas y escenográficas muy logradas también, con un fondo de pantalla que está ahí todo el tiempo pero no se sobrepone al juego teatral en ningún momento, sólo lo enmarca y lo pone en contexto. Espectacularismo que no se come el trabajo de los actores.

¡Qué actores y actrices! Presentes en el escenario todos ellos prácticamente durante toda la obra, decir que lo dan todo es poco. Una mezcla de figuras conocidas por el gran público y otros menos conocidos pero con mucha experiencia en un equipo armónico. 



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No estoy para nada de acuerdo con tu crítica. Creo que el espectáculo que han hecho es toda una tomadura de pelo. ¿A qué vienen esos pies de micro como si fuera un concierto? ¿Por qué los actores dicen el verso como si nada? No entienden ni ellos mismos lo que están diciendo. Se intenta hacer una versión modernidazada de la obra y no hacen más que caer en un show de elementos ostentosos y carentes de sentido. Es un malgasto del dinero público en un texto tan valioso como es el de Tirso.
Enric Archivell ha dicho que…
Querido desconocido, todos los gustos son respetables, y el tuyo también. Gracias por pasarte por aquí.

Entradas populares