Crimen y telón



Creación colectiva de Ron Lalá: Yayo Cáceres, Juan Cañas, Íñigo Echevarría, Miguel Magdalena, Daniel Rovalher, Álvaro Tato.
Interpretado por Juan Cañas, Íñigo Echevarría, Miguel Magdalena, Daniel Rovalher, Álvaro Tato.
Dirección: Yayo Cáceres
Teatro Fernán Gómez, Madrid

En este blog somos acérrimos seguidores de Ron Lalá, por lo cual tenemos que decir la verdad: siendo este Crimen y telón un trabajo de gran calidad, no es su obra maestra. No se puede siempre estar en lo más alto. El año pasado pudimos ver algo parecido a este intento de deshacerse de los clásicos para hacer algo nuevo (de la mano de Tato y Cáceres) y nos gustó bastante más, quizás porque era menos ambicioso y tenía una estructura de sketches que la hacía mucho más ágil. Aquí se intenta una obra legendaria, con mucha ambición, que no acaba de tener consistencia.

En un futuro cercano y distópico, las inteligencias artificiales se apoderan del mundo y prohiben todo tipo de arte, incluido el teatro. Con un formato de cine noir, seguiremos las andanzas de dos detectives, uno muy convencido, muy íntegro, y otro que, en su calidad de ex poliarteadicto, conoce bien el submundo del virtuosismo ahora proscrito.


Los actores como siempre son estupendos, pero el texto está hipercargado de referencias literarias, chistes culturales y música muy ocurrente, aunque sin descanso. Ello puede agotar al espectador, que necesita de unos personajes, de una acción, de un conflicto... que no se vislumbran apenas. Estar pendiente de que no se no escape nada, preguntarse quien está cantando y por qué (como en el número de tragedio y comedio, del que nos perdimos una tercera parte) puede ser fatigoso. Las ocurrencias metateatrales también son constantes y por ello llegan a cansar. 


Quizá aún están a tiempo de pulir estos detalles (las producciones de Ron Lalá duran años) y pueden mejorar el texto, pero hay bastante trabajo por hacer, en nuestra opinión. Ojalá lo consigan porque talento lo tienen a raudales e ideas aquí se demuestra que no les faltan. Sólo tienen que dosificarlas un poco.

Publicar un comentario

Lo más leido