No Son Molinos




Autores: Daniel Reyes y Diego Jimeno

Dirección: Daniel Reyes

Produce: Compañía El Dislate teatro



Reparto: Sánchez: Marissa Amado /Paz Juan Dulce: Elisa Musán Alfonso Quijo: Diego Jimeno Trovador: Carlos Jordá/ Carlos González Otero Agente: Miguel Porras / Daniel Reyes Poderoso: Manu Monteagudo


Visto en el Teatro del Barrio, Lavapiés, Madrid



Una profesora de literatura, cual Alonsa Quijano, no sale de su casa para no dejar de leer. Pronto se le aparecerá el fantasma del Quijote de verdad, el cual no acertará a comprender una España llena de jueces corruptos, desahucios, recortes y brutalidad policial. Vivirá junto a su nuevo amigo los últimos años de la historia de España juntos y el nuevo Alfonso Quijo desfacerá entuertos... o todos los que le dejen, que tampoco vamos a contar el final. Hay una fusión asombrosa entre la historia de esta profesora y la del hidalgo que es digna del mejor realismo mágico.


Con fragmentos de Lope (Fuenteovejuna, El Caballero de Olmedo), Calderón (La vida es sueño) y hasta un chiste anacrónico con La canción del pirata de Espronceda, entre otros, el texto transita con suavidad entre el castellano de ahora y el clásico, entre las partes prestadas y las originales, entre los valores de siempre y los nuevos que se tratan de denunciar con gran ironía y sarcasmo, la mejor de las armas.


Con música original (impagable la rumba que reza La vivienda nunca baja) y grandes actores que hacen varios papeles a veces, cambiando en escena y con un mínimo atrezzo o vestuario. Están brutales.


Gran acierto del teatro del barrio de traernos esta producción que no solamente encaja muy bien con su línea sino que tiene una calidad más que demostrada. Hasta el 28 de Agosto en la sala de Lavapiés.




Publicar un comentario

Lo más leido