Hamlet




Concepto, texto y dirección: Boris Nikitin


Interpretado por Julian Meding


Ensemble barroco: Der Musikalische Garten


Corral de Comedias, Alcalá de Henares

De todas las versiones de Hamlet, ésta es quizás una de las más insólitas que hemos visto. En realidad el texto clásico es aquí una mera excusa para poner en escena la obra experimental de su autor, Boris Nikitin, al cual le gusta jugar con los marcos conceptuales de sus espectáculos. Decir que es un artista multidisciplinar es quedarse corto, ya que va mucho más allá, intentando mezclar los límites entre espectador y público, realidad y teatralidad, clásico y contemporáneo. Viene organizando un festival de teatro alternativo en Basilea (It's the real thing), de donde ha salido este trabajo protagonizado por el también inquietante Julian Meding.

En su monólogo, que es a veces cantado, un muchacho explica su vida y su concepción de  la estética y la vida en general. Sabemos que ha perdido a su padre. No es hasta más adelante que veremos las otras conexiones con Hamlet: en esencia, el joven ha perdido su cordura, como sospechábamos, y reivindica el derecho de Hamlet a estar loco y permanecer en la locura mientras no le guste el mundo en el que vive. Si se habían hecho versiones freudianas de Shakespeare, ésta es sin duda una versión Foucaultiana, en la que los inadaptados se convierten automáticamente en locos o son eliminados.


El espectáculo se mueve entre la música, el docuperformance, y reflexiona mucho sobre la relación entre la enfermedad y el arte. El cuarteto de música barroca tocando música contemporánea y los juegos de luz aportan un cierto sentimiento de angustia y amenaza. Con todo, creemos que la misma obra con un cuarto o media hora podría haber dicho y mostrado todo lo que quería decir y mostrar. Pero vale la pena por tantos aportaciones nuevas, por tantas reflexiones y porque es un tipo de tatro muy personal y que no habíamos visto hasta ahora.

Publicar un comentario

Lo más leido