Cúbit



Texto y dirección: Josep Maria Miró
Con Anna Azcona, Alberto Díaz, David Menéndez y Sergi Torrecilla
Teatre Lliure, Barcelona


Josep Maria Miró es un impecable narrador de historias, nos cuenta sus argumentos de una manera nítida y original a la vez (ya vimos entre otras el principio de Arquímedes que nos encantó) y no se olvida nunca del juego teatral, ese que nos implica y nos hace formularnos preguntas sobre nosotros mismos, además sobre la actualidad más reciente.

Una familia, en la que falta el padre, se reúne en la casa pairal para descubrir que una inquietante presencia del pasado se ha instalado en la casa: un compañero de colegio de los hijos que fue a la vez el hijo de uno de los mejores amigos del padre. Está ayudando a la madre a escribir un libro sobre la historia de una fundación que ella preside (seguramente un think tank político). Los dos hermanos se cuestionan su presencia de un modo desigual...

Una técnica narrativa muy interesante, que juega con la simultaneidad de las acciones y la ironía dramática (los personajes que están en la galería de la casa no son vistos desde el jardín, pero ven, aunque no oigan a los de fuera) y la lleva a sus últimas consecuencias.

Los temas son interesantísimos y poco vistos en el teatro últimamente: el nepotismo en los partidos políticos, lo que ocultamos a los niños por muy progres que seamos, los pilares de nuestra democracia, el bullying escolar... Pero sobretodo lo que nos ha gustado más es el tratamiento de los mismos, nos ponemos totalmente en la piel de los personajes y entendemos situaciones que criticamos o de las que nos reímos cuando las vemos en simples titulares de Facebook o Twitter. Esto se consigue, como decíamos antes, gracias a la perfecta técnica, a la gradación de emociones, al momento estrella de todos y cada uno de los personajes/actores, cuando entendemos sus razones y motivaciones para que hagan lo que están haciendo y sean de la manera que son.

En definitiva, y según el propio autor, toda construcción de una memoria pasa por un momento de deconstrucción, y ese es el momento al que asistimos en esta función.

Le auguro un gran éxito al texto.



Publicar un comentario

Lo más leido