Marikones de mierda


Escrita y dirigida por Manuel De
Con Georbis Martínez, Carmen Mayordomo, Helena Nievas, Isabel Sánchez, Iván Ugalde.


Teatro del Barrio, Madrid


Hace justo un año estos días, la cabalgata de reyes de Vallecas fue trending topic mundial por una información llena de errores y bastante malintencionada que venía a decir que había una carroza gay en la cabalgata de reyes magos. Los activistas responsables de la presencia de una artista transformista en una carroza llegaron a recibir amenazas de muerte y muchos medios aprovecharon este hecho para llevar a cabo ataques a la alcadesa Manuela Carmena.

Manuel De, un director solvente como pocos, reune todo el material de audio y video que puede para montar esta función de teatro verbatim, es decir, con precedentes reales que no se alteran en su expresión y tan solo se dramatizan. Todo lo que se dice en el escenario ya lo han dicho antes Roma Calderón, Cristina Cifuentes, o el activista David, por ejemplo. Una de las actrices,  Helena Nievas, riza el rizo interpretándose a si misma.

Una función emocionante, en la que cualquiera que hubiera vivido esos días puede reconocer a todos los personajes interpretados, y con la presencia de algunos de ellos entre el público al ser la noche del estreno. Sin embargo va mucho más allá del recuerdo colectivo y tiene mucho recorrido (los trabajos de Carmen Mayordomo y Georbis Martínez destacan por la energía y la desenvoltura de estos intérpretes). El despliegue de medios, impresionante para lo que solemos ver en Tetaro del Barrio, está al servicio de la historia y la refuerza. Quizá le sobren unos minutos en las interminables reuniones de los incontables grupos de trabajo que se crean en los asamblearios miembros de la comunidad LGTBI vallekana. Pero es algo que se puede pulir en las siguientes funciones si se quiere y que no deja de ser un retrato fiel de una manera de hacer las cosas que se opone a otra, la de los políticos y cierta prensa, que dicen y hacen las cosas sin pensarselo dos veces.


En definitiva, un trabajo que hay que ver y que habla muy bien de todo el equipo, que se deja la piel en el escenario bailando, tocando instrumentos musicales, carcterizandose de mil y un personajes y haciendo suya y de todos una reivindicación de la diversidad cada vez más necesaria, a pesar de lo que pueda parecer.
Publicar un comentario

Lo más leido