El Banquete


Texto de varios autores, selección de Alvaro Tato
(Inspirado en La especie fabuladora de Nancy Huston)
Con Lola Baldrich, Pablo Béjar, Jimmy Castro, Gonzalo de Castro, Aleix Melé y Manuela Velasco
Dirigido por Helena Pimenta y Catherine Marnas

Teatro de la Comedia, Madrid

Hace poco comentábamos lo difícil (por no decir imposible) qie es estar en lo más alto siempre, a propósito de la última comedia propuesta por la compañía joven de teatro clásico. Pues bien, después de ese pequeño bache ya han vuelto arriba. Una propuesta que no me llamaba mucho la atención en principio: lo confundí al oir el título con El banquete de Platón, después al parecerme un refrito de obras me pareció una pequeña abominación... Pero al oir hablar bien sobre ellos,  me animé a ir y pude comprobar lo equivocado que estaba.

En esta función actores y público se sientan en la misma mesa y se recupera el sentido original de la palabra symposium, la parte final de un banquete en la que los asistentes conversan y beben. Se ofrece a los espectadores vino, mosto o agua y empieza la función. "¿Qué es lo que nos hace personas y diferentes de las otras especies animales?", propone el primer brindis. La respuesta llega pronto: la capacidad de imaginar otros mundos, la capacidad de fabular.


Pronto se suceden momentos espectaculares, como el monólogo de Hamlet repetido con diferentes modos de interpretación a cargo de Jimmy Castro, la confrontación de dos don Juanes, el de Tirso y el de Zorrilla, la apología del vino de la Celestina o el momento más avaro de El avaro, por Gonzalo de Castro. Son solo ejemplos.



Hay muchas más aportaciones, como La vida es sueño, El mercader de Venecia, Macbeth (arriba Lady Macbeth en su trance sonámbulo), El caballero de Olmedo, el Quijote... incluidas algunas aportaciones sorpresa como unos tanguillos de Cádiz. Las transiciones son imperceptibles de lo elegantemente resueltas que están, y los actores disfrutan y hacen disfrutar, ayudando a sentarse al público y luego participando con ellos de la bebida y de las interpretaciones...  Es muy agradable pare el espectador también ver trabajar juntos a actores y actrices de orígenes, trayectorias o generaciones tan diferentes y entender que el teatro es un trabajo en equipo que requiere una gran complicidad.


Segunda oportunidad en Almagro, este verano.

Publicar un comentario

Lo más leido