El año que se rompió mi corazón


De Iñigo Guardamino
Con Cristina Bertol, Carlos López, Antonio Prieto, Rodrigo Sáenz de Heredia y Rut Santamaría.
Dirigido por Pablo Martínez Bravo

Nave 73, Madrid 

En esta obra se reúnen gente muy potente pese a su juventud. Íñigo Guadarmino, escritor del que ya conocemos alguna obra, pronto más, Pablo Martínez Bravo, (de hecho este se su trabajo final de carrera como director en la RESAD), y un elenco de fantásticos actores y actrices. El texto ya se publicó en 2012 y obtuvo el premio del Certamen Internacional Leopoldo Alas Mínguez de textos teatrales LGTB, pero aún no se había representado.

En los 80 podía haber modernos, pero la sociedad no era aún para nada avanzada. La salida del armario y posterior abandono del hogar familiar en los años 80 del hijo mayor de una familia bien (Antonio Prieto), aparte de difícil por la época para el interesado, descoloca al resto de la familia: el hermano adolescente que lo admiraba Willy (polifacético y convincente Carlos López, con registros variadísimos), la ultracatólica madre (divina y almodovariana Rut Santamaría) y el más comprensivo padre (maravilloso Rodrigo Saenz de Heredia, con una gran vis cómica). La presencia fantasmagórica del hijo ausente se complementa con algunos personajes secundarios (doblan todos los actores y actrices que no son los padres). Cristina Bertol hace el papel de una adolescente compañera de Willy y de una secretaría que llega a la oficina del padre.



Salidas, entradas, transiciones con gran naturalidad y buen ritmo. La música ayuda mucho en esas transiciones: ¡Qué dificil escoger entre David Bowie, Madonna, Miguel Bosé! Aquí también lo hacen muy bien.

Pero lo más destacable del conjunto es la frescura de la propuesta, la sencillez de la escenografía que se complementa y se llena con el gran trabajo de los actores y del director. Un humor (podríamos llamar negro, ya que los personajes no parecen nada felices) lo invade todo y hace amena y soportable esa crisis familiar. Tiene grandes hallazgos, como la incursión en el club gay El colibrí azul, o la primera experiencia sexual del dúo Bertol/López, convenientemente desmitificada. Hay más que no queremos destripar.


Merecen y esperamos que consigan hacer temporada. Ya hemos dicho que esta adorable gentecilla serán grandes si es que no lo son ya.
Publicar un comentario

Lo más leido